Existen diferentes motivos por los que podríamos solicitar consulta con un psicólogo

Existen muchos motivos o causas para poder acudir al psicólogo y no necesariamente es porque se padezca una patología grave. Veamos algunos ejemplos:

 

Realizar un asesoramiento puntual: Generalmente sobre un área concreta, por ejemplo: cómo ayudar a mi hijo en un momento escolar complicado, cómo solicitar un aumento de sueldo, toma de decisiones,..etc.

 

Realizar un asesoramiento sobre una problemática específica: En este caso se solicita una ayuda para un problema concreto como puede ser el miedo a volar, una fobia específica, entre otros, adicción al tabaco, podrían ser ejemplos. Asesorar en problemas específicos de pareja, en casos concretos de problemas laborales, estrés laboral, mobbing o acoso en el trabajo. Problemas de sueño o insomnio.

 

Realizar un asesoramiento sobre una problemática difusa: En estos casos suele ocurrir que la persona no se siente bien, pero no se sabe identificar la fuente del malestar. Generalmente existen problemas de baja autoestima, depresión, ansiedad a nivel general, incapacidad para disfrutar de las cosas, sensaciones de vacío, o simplemente no sentirse realizado, o considerar que va sin rumbo en la vida.

 

Realizar una intervención en un caso de patología grave: Nos estamos refiriendo a patologías graves clínicamente diagnosticables como un trastorno de personalidad, esquizofrenia, trastorno bipolar,  depresión mayor, transtorno de ansiedad generalizada, una agorafobia incapacitante, un trastorno límite de la personalidad, etc…